¿Qué aromas triunfan más según el tipo de negocio?

 En Sin categoría

Dentro del marketing sensorial, el marketing olfativo es uno de los de mayor evolución en los últimos 5 años ya que el cerebro humano recuerda más del 35% de lo que huele, frente a la capacidad de recordar lo que ve (5%) y lo que oye (2%).

De aquí la importancia de los aromas para empresas. Hoy en día, ciertas marcas han conseguido ser identificadas a partir de un olor específico. Existen varios ejemplos que lo demuestran.

Objetivos del aroma

Identificación de marca

Son los llamados “odotipos” aromas para empresas que se asimilan a la marca, producto o servicio que quiere promocionarse. Se asocian al cliente objetivo y al tipo de sensación que se quiere transmitir al mismo (exclusividad, frescura, ilusión, relax, etc.)

Llamada a la acción

Adicionalmente al “sello” aromático, existe la posibilidad de estimular empleando tácticas olfativas. En este campo despuntan los ejemplos del olor a pan en los supermercados o a palomitas de maíz en un cine. Son aromas que despiertan en el receptor el deseo de compra de alimentos.

Creación de ambiente

En según qué entornos el ser humano se encuentra predispuesto a un estado emocional específico basado en sus expectativas. En función del objetivo buscado, este estado emocional puede potenciarse si es positivo o, por el contrario, se intentará anular el máximo posible si es negativo.

Aromas a escoger

Vistos estos objetivos, existen listados genéricos de olores recomendados por tipo de establecimiento pero adelantemos algunos ejemplos:

Entornos hospitalarios, aviones, consultas, etc.

En general, lugares donde interesa reducir el estrés del visitante. En éstos lo más adecuado son aromas como la lavanda, la valeriana y aquellos que pueden evocar naturaleza, bienestar o lugares comunes agradables (el frescor de un bosque, la menta, …). También los aromas dulces, ya que desaceleran el ritmo cardíaco.

Comercios de moda, tiendas de artículos de regalo y similares

Aquí el objetivo es localizar aromas que inciten a la acción. Lo más adecuado son los olores cítricos y también algunos de los florales como, por ejemplo, las rosas o el jazmín. Son olores que reducen el tiempo de reacción ante una decisión. Análogamente, aromas como el coco, el chocolate o la canela infunden positividad en el ánimo del comprador y por tanto una mejor predisposición.

Comercios de lujo

Cuando el mensaje es la calidad, el lujo o la exclusividad, los aromas clave irán vinculados al cuero, la madera, el lino. Olores que evocan materiales que la mente identifica con bienestar y confort. También pueden usarse según qué aromas de corte oriental como determinados inciensos.

Peluquerías, floristerías, perfumerías

Puede parecer un grupo poco homogéneo, pero es aquel que incluye comercios que corren el riesgo de generar una “cacofonía olfativa” al cliente. Aquí es fundamental escoger fragancias que neutralicen el exceso de estímulos olfativos como por ejemplo el talco para poder aislar y a posteriori potenciar la fragancia escogida.

Odotipos profesionales

Queda claro que la elección de un odotipo es importante. En Aromatizame somos profesionales del sector y llevamos ya varios años desarrollando soluciones en este campo con éxito contrastado. Una estrategia de marketing sensorial completa debe de tener muy en cuenta los aromas para empresas.

Recent Posts

Dejar un comentario

CONTACTAR

¿Tienes alguna duda?. Envíanos un email y te contestaremos lo antes posible.

¿No se puede leer? Cambiar texto.